Julia Ortiz, Criatura editoria (Uruguay)

0

Licenciada en Letras (Universidad de la República), trabajó como correctora, como investigadora en la Sección de Archivo y Documentación del Instituto de Letras de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, como reseñista para la sección Cultura de La Diaria y como librera. Es la editora responsable de Criatura editora, un sello independiente surgido en octubre de 2011 de la librería La Lupa de Montevideo.

Tras su participación en la conferencia El editor es la estrella: espacios editoriales para la ficción y el pensamiento contemporáneos, celebrado el 31 de enero de 2015 durante el III Encuentro Talento Editorial en el marco de Hay Festival Cartagena, Julia responde a nuestro breve cuestionaro cobre Criatura editora y la situación editorial de Uruguay.

¿Cómo definiría su catálogo editorial y cuáles son sus criterios de selección?
En los tres años de vida de Criatura editora hemos conformado un catálogo de 42 títulos, que crece a razón de 12 novedades al año. La ficción es predominante en nuestros títulos, tanto para niños como para jóvenes y adultos. Conviven en el sello autores consagrados con autores primerizos, tanto en narrativa como en ilustración. Venimos de una librería que nos ha impulsado a abrir la oferta a todos los segmentos tratando de construir una voz propia en cada uno de ellos. El criterio de selección es la calidad de las obras, pero no es el único, ya que a medida que el sello crece comienza a jugar también la coherencia y es necesario que los nuevos títulos dialoguen con el fondo.

¿Cómo valora el panorama editorial actual en su país?
El sector editorial uruguayo se mantiene —salvo contadas excepciones— en un estadio artesanal. Por un lado, el territorio queda a menudo atrapado en contratos “para el mundo hispano” (felizmente cada vez menos frecuentes) pero que los propietarios de derechos no trabajan porque la pequeña población de posibles lectores no les significa un retorno suficiente como para invertir en distribución y difusión de los libros. Por esto, son muchos los libros que no circulan en Uruguay pero tampoco se pueden imprimir en Uruguay, porque los derechos no están disponibles. Por otro lado, no estamos ajenos a los grandes fenómenos de venta masiva mundiales, esas novedades siguen llegando e inundando las librerías, sobre todo las de las grandes superficies comerciales. Pero de todas formas las editoriales independientes locales de larga trayectoria mantienen su producción y su prestigio entre los lectores, al tiempo que las nuevas buscamos nuestro lugar y nuestro público en un mercado muy chico pero bastante lector. Soy optimista.

¿Qué retos plantean los canales de distribución a día de hoy y cómo los encara su editorial?
Un sistema de distribución a la medida de cada editorial es una aspiración utópica que muchos parecemos haber tenido. Nosotros trabajamos con un sistema de distribución mixto, que va por los grandes canales tratando de llegar a la mayor cantidad de librerías posible, luchando su espacio en las estanterías con pocas herramientas comerciales junto a las novedades de las multinacionales, pero también un canal propio, que busca atender otras sensibilidades más cercanas a la nuestra de una forma directa. Si bien este mecanismo implica un esfuerzo adicional, es una manera de asegurarnos de que los libros de Criatura lleguen a los libreros correctos, y así a los lectores indicados. La distribución extrafronteras es terriblemente difícil para Uruguay, por los precios del mercado local, nada competitivos afuera, y por los costos de envío en relación a nuestras dimensiones. Aun así, nuestra presencia en Argentina crece lenta pero permanentemente también usando sistemas mixtos.

¿Qué importancia tienen las publicaciones digitales en su catálogo?
Nuestra apuesta está de momento en la belleza y las posibilidades del objeto libro. Tenemos de hecho una línea infantil de canciones ilustradas que trae un CD con una versión musical del tema, un título para niños que trae semillas de rabanito para comenzar una huerta o una novela para jóvenes que entre sus páginas guarda una carta que puede caer en manos del lector en cualquier momento de la lectura y dar un giro a la historia. El de las publicaciones digitales es un negocio que nos es ajeno, tanto como el de los best-seller de corto plazo. Que todos sean libros no quiere decir que sean lo mismo.

¿Cuáles son las principales herramientas de comunicación y promoción del libro utilizadas por la editorial?
Creemos mucho en el librero, y en la venta directa en ferias y presentaciones. Internet nos dan también esa sensación de comunicación inmediata con el lector, que aprovechamos para promover nuestro catálogo sin atender a requisitos preimpuestos. Como no somos parte de un negocio masivo, nuestros libros se mueven por más por los carriles independientes que se construyen sobre las recomendaciones de los libreros y por un público que poco a poco va conociendo la propuesta de Criatura y prestando atención a nuestras novedades.

Foto © Mauro Martella

Ver su participación en la ponencia “El editor es la estrella: espacios editoriales para la ficción y el pensamiento contemporáneos” aquí

Share.

Leave A Reply